sábado, 22 de marzo de 2014

Bizcocho de la abuela

A veces apetecen las cosas de toda la vida, están muy bien todas las modernidades de hoy en día, pero donde esté ese bizcocho de toda la vida que te hacía tu abuela cuando ibas a su casa a merendar, que se quite lo demás! El otro día estuve curioseando en las recetas que tiene mi madre guardadas en su carpeta de los recuerdos jajaja, y me encontré con un montón de delicias que ya os iré enseñando.
Una de esas delicias era esta, que si ya por su nombre deduces que está bueno, cuando ves la foto ni os cuento, y ya no digo probarlo, porque shhh, un secretillo: (Si lo probáis os volveréis adictos)


La capa crujiente de almíbar de yema por encima y su esponjosidad lo hacen irresistibleeees!!!


Para el bizcocho:

3 huevos, 150 gr de azúcar, 175 gr de harina, 175 gr de mantequilla, 1 cucharada de levadura, 1 pizca de bicarbonato y ralladura de un limón

Para el almíbar:

250 gr de azúcar, 200 ml de agua, 3 yemas de huevo y azúcar glass

Primero batimos con una batidora de varillas, las yemas con el azúcar hasta dejarlas espumosas, e incorporamos la ralladura de limón y la mantequilla. Removemos con una cuchara, añadiendo la harina tamizada con el bicarbonato y la levadura. Montamos las claras a punto de nieve y se las añadimos a la mezcla anterior con movimientos envolventes. Después engrasamos un molde rectangular, lo rellenamos con la mezcla y metemos nuestro bizcocho en el horno, precalentado a 180ºdurante 20 minutos.
Para el almíbar, ponemos el azúcar y el agua a calentar a fuego medio, cuando esté ligado lo retiramos del fuego. Después batimos las yemas, las mezclamos con lo anterior y removemos con cuidado. Ponemos la crema al baño María durante 10 minutos sin dejar de remover. 
Para terminar, empapamos el bizcocho (cuando aún esté templado, para que empape mejor) con almíbar y lo espolvoreamos con azúcar glass para conseguir el crujiente. 

Y ahora, a disfrutaaaaar!!!




PD: Ya tengo por fin mi amasadora bomann!!!! No es como la kitchen Aid, pero hace lo mismo y vale mucho menos que esa pijotada de ricos jajaja

9 comentarios:

  1. María, este bizcocho se ve buenísimo. Estoy totalmente de acuerdo con vos: cuando aparecen esos tesoros culinarios que nos acompañaron de niñas y nos recuerdan la cocina (y sus aromas) de nuestras abuelas y madres, todo lo demás no tiene con qué competirles.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que si! Son y serán las mejores recetas siempre jajaja
      Un besito :P

      Eliminar
  2. Se ve delicioso este bizcocho, la verdad es que nos complicamos muchas veces la vida buscando recetas extrañas y novedosas y no hay nada como las de la abuela, la de toda la vida.
    Se ve muy esponjoso y jugoso.
    Bss
    ¡¡Mmm qué delicia!!
    Facebook ¡¡Mmm qué delicia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. para mi la mejor receta siempre será el bizcocho de mi madre, el que ha hecho siempre desde pequeñitaa :P
      Aaaay que ganitas jajaja

      Eliminar
  3. Pues tiene una pinta super jugosa. besos¡¡¡

    ResponderEliminar

Dejarme vuestros comentarios! No hay mayor satisfacción para mí que saber que me leeis :P